Fuera de Ruta


colson

Rosana Méndez Barrón

De la ciencia y otros desprecios

Desde hace tiempo he leído comentarios en medios donde se hace alusión a los “científicos” como ineficientes y poco productivos. Incluso hace 2 semanas el presidente señaló que la dirección de la economía nacional puede prescindir de la guía de los economistas, desacreditando el conocimiento y herramientas que algunos de éstos han acumulado y desarrollado por décadas, con esfuerzo y por qué no decir con sacrificio. 

El sector de ciencia y tecnología no es sólo un montón de privilegiados, como se ha señalado; por el contrario, es un sector clave, con una amplia posibilidad de generar recursos económicos y solventar problemas sociales. Para ello sólo basta con voltear hacia nuestros vecinos estadounidenses y canadienses, hacia los países del norte de Europa, como Alemania Finlandia, Noruega, Suecia, o bien a las potencias de Asia, como Japón y China: todos ellos registran altas tasas de crecimiento económico, pero también alto niveles de inversión en I&D. En todos ellos hay una fuerte articulación entre producción y ciencia y donde esta última, no sólo es respaldada por el gobierno y la iniciativa privada, sino financiada por ambos. 

Independientemente de la molestia que me provoca la negatividad a la labor académica, debo confesar que no me extraña pues esta es una situación recurrente en México. Y el ataque no viene sólo del gobierno, sino también de empresarios y dirigentes de organizaciones y gremios. Sea en el sector público o privado, todo lo que provenga de la investigación, de las universidades, o de estadísticas duras es desdeñado, criticado y minimizado. Los funcionarios públicos, sean del nivel y partido que sea, cuestionan los datos que generamos y reducen constantemente los recursos públicos en I&D; los empresarios le dan crédito siempre y cuando esto se pueda traducir en ganancias inmediatas, y a la sociedad en general, tristemente, es poco lo que conoce sobre estas actividades, o bien lo que le interesa. Como gran parte de mi experiencia laboral ha estado vinculada al sector académico, he sido testigo constante de este menosprecio. Lo irónico es que gran parte de nuestro trabajo es aprovechado constantemente por ellos, aunque no lo valoren como se debería. 

Años atrás, un colega me decía que el presidente no tiene por qué ser un experto en todos los temas, sino más bien su papel es ser un guía, un referente social y un portavoz de las necesidades de sus gobernados; atendiendo a esta definición, sobre la cual podría tener ciertas apreciaciones, el peso que este gobernante le dé a ciertos temas será crucial para la importancia y “aceptación” que la sociedad les otorga a dichos aspectos. Despreciar la generación de conocimiento y desacreditar su peso en el fortalecimiento económico y el desarrollo social, es grave. 

Un presidente, más uno que se considera progresista e innovador, debería avalar y fortalecer al sector académico y tecnológico. Es deber de sector público y de sus funcionarios, sea del nivel que sea, canalizar acciones y recursos para el crecimiento económico, una de estas acciones clave es fortalecer al sector de ciencia y tecnología. ¿Cómo se puede hacer esto? Primeramente, conociéndolo y respetándolo como sector, otorgándole un lugar dentro de la política pública y conectándolo con el sector productivo, solo así se podrá encamina al país hacia la senda del desarrollo. 

Con estas acciones podrían solucionarse varios de los grandes problemas que “tanto aquejan” a la presente administración: la pobreza, la corrupción y el despilfarro de recursos. Un país con mayor educación, conocimiento e inventiva será menos sensible a la manipulación de la delincuencia, la distribución de los recursos sería más equitativa y estaríamos aprovechando con mayor potencia nuestros recursos naturales y humanos. Aceptémoslo, la generación y difusión de conocimiento es más que una actividad: es una responsabilidad de empresas, organizaciones, gobierno y sociedad. 

*Economista y especialista en Ciencias Sociales. rosanamb00@hotmail.com 


Scroll to Top